museos

 LOS MUSEOS

Torso del Belvedere La famosa escultura en mármol llamada Torso del Belvedere fue hallada en las termas de Caracalla. El papa Julio II ordenó trasladarla al Belvedere, en los palacios Vaticanos. Realizada hacia mediados del siglo I a.C., en ocasiones ha sido atribuida al cincel de Apolonio de Atenas. El Torso fue muy admirado por Miguel Ángel y se convirtió en un importante punto de referencia para numerosos escultores de épocas posteriores; incluso Auguste Rodin estuvo fascinado por su fuerte expresividad. En la actualidad está expuesto en el Museo Pío Clementino, en los Museos Vaticanos.Scala/Art Resource, NY 

Otras de las secciones que convierten en excepcionales a los Museos Vaticanos son: el Museo Pío Clementino (cuya colección de mármoles clásicos, comenzada por Julio II, cuenta con obras maestras como el Apolo del Belvedere, el Laocoonte y el llamado Torso del Belvedere, que Johann Joachim Winckelmann definió como “una maravillosa encina privada de ramas y hojas”; el Museo Chiaramonti y el Braccio Nuovo (Brazo Nuevo), construido en 1817 por Antonio Canova, a petición de Pío VII, para acoger los nuevos descubrimientos arqueológicos; el Museo Gregoriano de Arte Etrusco y el Museo Gregoriano de Arte Egipcio (mandados construir en 1837 y 1839, respectivamente, por Gregorio XVI, un apasionado de las antiguas civilizaciones); el Museo de Arte Religioso Moderno (creado en 1973 por Pablo VI y que se ubica en las Estancias Borgia); el Museo Misionero Etnológico; el Pabellón de las Carrozas; y la Biblioteca Apostólica Vaticana (ligada al nombre de Sixto V, que la enriqueció con 2.527 volúmenes, aloja actualmente casi un millón de libros, muchos de los cuales son preciosos manuscritos miniados y valiosos incunables).

Inicio